Las Indetectables “Banda Travesti”

Colectivo: Las indetectables 

Performers: Sofía Devenir, Noelia le Shala, Divina Tota  

Disciplina: Performance-Músical 

Nombre: Las indetectables banda Travesti 

Fecha: 11-05-2019 

Locación: Espacio Ailanto. 

Registro y Montaje: Andrés Valenzuela Arellano.  

Segunda Cámara: Dinko Covacevich.

Video: 1920×1080 pixeles, MP4.   

Descripción:  

Sofía Devenir (1990) a mediados del 2009 entra a estudiar Historia en la Universidad de Santiago, donde más tarde conoció a su amiga travesti y profesora  Noelia Le Shalá (1989), formando la Secretaría de Géneros y Sexualidades de la carrera de Historia y Ciencias Sociales de la USACH, bajo distintas revueltas estudiantiles y paros, según recuerda Le Shalá: 

“Primero empezó a miliar en la dirigencia del centro de estudiantes, estaba metida en la asamblea y vinieron las tomas, los paros en el 2013, yo estaba en tercer año, y ahí con la gente que está en la toma empezamos a ser secretarias, se empezaron a discutir temas de género, conocí a la Sofía”.     

En aquel contexto nace entre Noelia y Sofía un lazo político-afectivo, floreciendo complicidades travestis y feministas, para hacer frente en mayo del 2013 a los  dichos transfóbicos de un académico en una reunión del consejo superior de la Universidad, eventualidad en la que se discutía el derecho de los egresados de la casa de estudios a elegir su género en el título. Coyuntura en la que el decano de la Facultad de Ciencias, el Sr. Rafael Labarca, afirmó públicamente su postura heternormativa, negando toda posibilidad a las personas trans a llevar su título con el nombre y género que no correspondiera con sus características biológicas, denostándolas como “Yeguas Locas Consumidas”, injuria que fue resignificada por un grupo de estudiantes sexo-disidenes. Revuelta universitaria que decantó en el festival contracultural Loka Fest (2014-2016)espacio donde convergieron distintos colectivos universitarios y activistas, según recuerdan los estudiantes: 

“comenzamos a generar vínculos con otros movimientos políticos, como la CUDS, Colectivo Lemebel, La Alzada, Pan y Rosas, el Colectivo Poroto, con la Claudia Rodríguez, que en sí ya es un sujeto político y es una travesti poetisa. Y ahí comencé a moverme en este mundo y a trabajar.”   

Eventos convocados bajo la imagen del Che Guevara travestido, inusitando distintos conflictos en los sectores masculinos estudiantiles de izquierda al interior de la USACH, dando cuenta de los acontecimientos culturales universitarios que rompieron con el conservadurismo institucional de algunas universidades, contextos que tensionaban las luchas sexo-genéricas dentro de las revueltas locales en Magallanes y Aysén, con las movilizaciones en contra del extractivismo y sus destrucciones medioambientales. Bajo ese marco las travestis universitarias comienzan a reunirse y a organizarse según asevera Devenir: “existieron varios momentos de agitación y reunión travesti durante el 2013, incluso hubieron momentos en marchas donde nos reunimos con Claudia Rodríguez”.  

En 2014, Sofía Devenir tras entregar su proyecto de título como historiadora en la USACH, decide abandonar su identidad masculina y tomar el derecho de autodeterminación travesti y vivir completamente como Sofía, recibiendo el rechazo de su familia y en definitiva siendo expulsada de su hogar, llegando a la casa que le dejara su abuela en enero del 2015, según denota Devenir: “Esta casa es una maravilla, era de mi abuela, yo a mi abuela la quería mucho y para mí fue una figura importante”. En aquel contexto, Devenir comienza a cantar en las micros para sobrevivir, comenzando un largo transitar de complicidades entre la CUDS “Coordinadora Universitaria de Disidencia Sexual”, el Colectivo Lemebel y travestis transfeministas, mismo año en que Mara Rita, activista en OTD, lanzó su libro “Trópico Mío”(2015), por otro lado, Devenir estaría participando en el primer Festival feminista “Lesbianizate, aborta a $hile” (2015), con la performance feminismo monstruoso: 

 “Porque debemos ser bonitas, porque el movimiento social no puede aceptarnos más allá de los cánones de belleza, históricamente lo femenino asociado a lo otro, a lo negado, a lo monstruoso, por eso no es difícil realizar la necesaria  asociación entre feminismo y caos. Donde lo femenino ocupa el lugar de lo irreconocible y sin forma humana, debemos reivindicar la potencia de nuestra monstruosidad que cuestiona todo canon normalizador, siendo absurdo y ortodoxo hablar de una única verdad que ordene el actuar de las organizaciones que se autodenominen como feministas, los feminismos deben reconocerse como múltiples y abiertos, emancipándose de todo discurso que intente ordenar lo que no tiene deseo de unirse en un único cuerpo, es necesario comprender el movimiento feminista como un Frankenstein, como un monstruo que no tiene por qué ser comprendido por el movimiento social masculino”.    

Enunciados de Devenir para cuestionar las implicancias políticas de los movimientos feministas y las restricciones de estos para integrar a la comunidad trans dentro de las demandas feministas, denotando las diferencias escencialistas del cuerpo Cis y el cuerpo Trans, terminando su performance diciendo: Las monstruas no menstruamos, monstruamos. Acción que repetía mientras brotaba desde su entrepierna sangre hacia el suelo, sin embargo, también Devenir con aquella acción invitó a pensar lo monstruoso como todo aquel sujeto que esté fuera de un estándar considerado sano y productivo bajo las premisas heterocentradas y capitalistas de un cuerpo ideal, según denota Devenir: “Existe un límite de la monstruosidad, ¿Qué es lo monstruoso?, en momentos lo monstruoso puede ser el “OTRO”. Los cuerpos marginados, los cuerpos travestis, de hecho hay muchos cuerpos afines a los cuerpos travestis, y son considerados monstruosos, cuando el medico define un cuerpo monstruoso, porque esta insalubre, porque tiene mancha, porque ha tenido accidentes”. Construcciones de imaginarios corpo-sociales que sitúa Devenir en el centro de su discurso para mostrar de forma desencarnada la existencia de “OTROS” cuerpos y existencias habitables.   

Por otro lado, Sofía junto a Noelia le Shala transitaron distintos espacios de agitación político-sexual, cruzando sus vidas con otras activistas por los derechos Trans, como la argentina Susy Shock, quien participo el 3 de junio del 2016 en la primera “Fiesta Cabaret Prolapso Genital”, fiesta erótica política que posteriormente se repitió una segunda versión el sábado 30 de abril del 2016 en casa Devenir quien recuerda: “Yo era como la regenta de la casa de putas, la anastasia recibía en la puerta, y las mariconas me pidieron tocar el piano para musicalizar la performance de prolapso genital”. Lazos afectivos que  compartirían Maraca Bastarda, Irina la Loca, Madamme Desacato y Sofía devenir, una performance ritual. Transformadose paulatinamente “La Misión Devenir” en un lugar de encuentro y agitación disidente sexual de travestis separatistas, donde convivían y refugiaban a mujeres transgeneras, transexuales y travestis en situación de calle o expulsadas de sus hogares, llegando a la mansión, Noelia le Shala, Paris López y  el chique trans-nobinarie “Nube” del colectivo a quemar el closet, según asevera le Shala: “ La mansión es un espacio de compañerismo y amistad, haciendo comunidad con Tota y Sailor”. 

Posteriormente Sofía Devenir junto a Noelia le Shala, Paris López, Niki Raveu, Maraca Barata, Violeta Rodo, Vitalia y Canela Inbenjamín conformaron el colectivo nómade y reaccionario de travesti separatistas, Travestis Rabiosas (2016), realizando distintas acciones relámpago, performances y protestas, como la realizada en la Marcha estudiantil del 5 de julio de 2016, acción que llevó una consigna lienzo con la encíclica que denunciaba: Bloque no Heterosexual por una educación transfeminista. Lienzo que desplegaron en Plaza Italia, donde se reuniría multitud a escuchar las demandas que Devenir denunció: “La heterosexualidad no debe ser entendida exclusivamente como una simple práctica que se da en el acto sexual entre biohombres y biomujeres, entre vaginas y penes. La heterosexualidad es un régimen político letal que produce la marginalización de las identidades que escapan al binomio masculino-femenino / hombre-mujer / activo-pasivo / colonizador-colonizado / explotador-explotado, entre otras”, acción en Paseo Ahumada esquina Alameda, abriendo el lienzo nuevamente para denunciar con más ahínco vitoreando a viva voz menos pacos, más travestis

Bloque que fue levantado debido a las distintas revueltas educacionales impulsadas por el acceso a la gratuidad y educación pública, sin embargo, dichos levantamientos no consideraban en sus agendas de demandas la integración de las comunidades históricamente expulsadas del sistema educativo, como las travestis, homosexuales y lesbianas. Insurrección estudiantil que a su vez reafirmaba un lenguaje sexista en marchas y concentraciones, con gritos como: “Los pacos tiene tetas, las pacas tiene tula” “Que vengan las maracas” entre otras consignas que homologaban insultos y minusvalía vinculada directamente a la comunidad LGTBIQ+ y a las trabajadoras sexuales, frente aquellas prácticas sexistas es que se decide levantar voces travestis para irrumpir en las revueltas educacionales, según denota Niki Raveu: 

“Levantamos simbólicamente un “Bloque no heterosexual por una educación transfeminista”. Y ahí te das cuenta cuando llegas a marchar, que las únicas trans presentes somos nosotras y que como comunidad nos hace falta salir a discutir, a marchar, a proponer y debatir más. A politizar el cuerpo no solo por fuera, también por dentro. No somos la panacea, ni las primeras ni las únicas. Somos travestis rabiosas y deseosas de participación, de diferentes edades y contextos donde se va generando un enriquecimiento en común. Porque lo ideal es levantar un colectivo y no personalidades, una conversación y no un monólogo. La figura de “ella marcha sola” y los ocho litros de silicona obligatoria están obsoletos“. 

Por otro lado, las travestis rabiosas ejecutarían el mismo 2016 en la marcha del 11 de septiembre, una acción de memoria y denuncia en contra de todos los asesinatos a la comunidad trans realizados desde dictadura hasta la actualidad, llevando consigo la encíclica: Nos siguen asesinando, por las travestis desaparecidas y torturadas en dictadura y democracia, marcha-procesión que realizaron cantando una versión sufriente de “la llorona” de Chavela Vargas, canción que devenir interviene para evidenciar los discursos de odio y el genocidio trans que se perpetran a diario en contra de mujeres transexuales, transgeneras y travestis. Sin embargo las performistas y activistas travestis en su constante lucha por los derechos humanos de la comunidad trans, deciden apoyar en 2016 la candidatura a concejal de Niki Raveau por la comuna de Santiago, Niki junto a Sofía Devenir y Andy o, recibieron agresiones físicas de cinco hombres que mientras las golpeaban enunciaban: “Soy homofóbico. No soporto a estos maricones culiaos”. Violencia e intolerancia heterosexual que fue denunciada por declaraciones públicas de la vicerrectoría de extensión y comunicaciones de la Universidad de Chile y el preuniversitario trans Mara Rita. Mismo año en que Sofía Devenir y Noelia Le Shala comenzaron a vincularse a las organizaciones Trans como el Sindicato de Trabajadoras Sexuales Transgeneras Amanda Jofré, presidida por Alejandra Soto.   

Con el pasar del 2016 la mansión Devenir comenzó a abrir sus puertas a distintas artistas y activistas trans como Sailor Queer y Divina Tota Estiercoli di Palermo, conformando un año más tarde lo que sería hasta la actualidad Las Indetectables, banda de música travesti que ingresa y transita en espacios móviles como las micros y las calles, espacios heterotópicos que se encuentran en constante modificación, junto a la variabilidad de sujetos que caminan por calles, cementerios, parques o la micro según rememora Devenir: 

“(…) la micro, es un espacio sumamente popular, interesante y conflictivo. En muchos momentos salen evangélicos a decir cosas, en otros la misma gente es la que calla a los evangélicos y en muchos también, los evangélicos ganan. En algunos momentos la gente decide, arbitrariamente, discriminarte, ya sea por cantar o porque el otro cantor de micro que pasa antes que tú pensó que tú no estabas cantando porque no tienes pinta de andar cantando.”

Es así como la banda travesti ha trabajado canciones en torno a la memoria trans, las luchas sociales, el consumo de drogas, la precarización y la sensibilidad travesti latinoamericana desde una visión transfeminista y de clase social inspirada en sus propias vivencias.  

Por Dimarco Carrasco

Scroll to top